Si Donald Trump continúa con sus amenazas de bajar el dólar, generando conflictos en el mercado de divisas, el oro hará que su próximo movimiento alcista sea aún más veloz. 

Por Mike Burnick, desde Miami, Florida

Ya “cansado” de pelear con China y de amenazar al presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos para que acelere el proceso de baja de tasas por parte del organismo, nuestro “Twittero-en-Jefe”, Donald Trump, se ha puesto un nuevo objetivo: el dólar estadounidense.

Todo comenzó con este tweet, donde Trump apuntó en contra de Europa, adjudicándoles la responsabilidad de presionar artificialmente –a través de sus políticas- el valor del euro frente al dólar.

Trump también atacó a las criptomonedas, pero lo que realmente vale la pena es observar su reciente afición por golpear al dinero.

Durante años, el gobierno de Estados Unidos –tanto con mandatarios republicanos como demócratas- han promovido una política sólida respecto a la divisa estadounidense, pero esto ha venido cambiando desde la presencia de Trump en la Casa Blanca.

El año pasado, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steve Mnuchin, sugirió suavizar la política del dólar fuerte, sorprendiendo a los mercados financieros.

En tanto, el mes pasado Bloomberg informó que Trump le pidió al personal de la Casa Blanca que buscara formas de debilitar la moneda. 
¿Qué es esta saña de Trump contra el dólar?
Durante mucho tiempo, Donald Trump se ha estado quejando por la política de dólar fuerte, o más bien, por la debilidad de otras monedas, que ubican a Estados Unidos en una situación desfavorable respecto a los precios relativos del comercio internacional.

Y cuenta con un amplio precedente para guiarse finalmente hacia el camino de debilitar la moneda.

Mira este gráfico, titulado “Las intervenciones eran algo común antes de 1995”:

Como puedes observar, la intervención de la moneda en Estados Unidos fue una práctica frecuente entre las décadas del 70 y 80.

En ese momento, la intervención consistía en que el banco central compraba o vendía activamente su propia moneda a fin de aumentar o disminuir el valor de su tipo de cambio en relación a otras divisas.

En este caso, el Tesoro de Estados Unidos, en colaboración con la Reserva Federal, podría vender dólares al mismo tiempo que aumentaba sus reservas en otras monedas.

Esto se hacía principalmente con los yenes japoneses y una canasta de monedas que funcionaban como la antesala del euro (sobre todo el marco alemán y el franco francés), lo que presionaba al dólar a la baja en relación a estas otras divisas a la hora de establecer una paridad.

El camino a la ganancia de un dólar débil
Esa decisión –como se ha mencionado anteriormente- profundizaría las tensiones comerciales ya esbozadas con socios como Europa y China.

¡Pero también proporcionaría otro gran impulso para el oro!

Como señalé recientemente en otra columna reciente de El Inversor Diario, el oro se ha venido moviendo en un rango lateral durante las últimas semanas, tomando un respiro después de ganar casi un 20% desde el mínimo del año pasado.

Pero el oro lo dije, pronto podría volver a las pistas con el potencial de superar los USD 2.000 por onza e incluso apuntar nuevos máximos históricos.

En pocas palabras: si Trump continúa con sus amenazas de bajar el dólar, generando conflictos en el mercado de divisas, el oro hará que su próximo movimiento alcista sea aún más veloz.

Brindo por el crecimiento de tu riqueza,

Mike Burnick

Mike Burnick es editor de Mike Burnick Wealth Watch, Infinite Income, Amplified Income y Spinoff Millionaires. Lleva más de 30 años acercando sus estrategias comerciales a la población. Ha estado con Seven Figure Publishing durante dos años. En 2018, el rendimiento promedio de los ingresos infinitos superó a los mercados en más del 17%.